Lobo del Aire
La Paz 22 de Julio de 2024, 20:13
  Escuchar la RADIO  
Últimas Noticias
  • Rolando Kempff de los empresarios, dijo que las autoridades de Gobierno aún no los han convocado para volver a tratar la falta de dólares ver más
  • Joe Biden cedió finalmente a las presiones, anunció oficialmente que se retira de la carrera presidencial, lo hizo mediante un posteo en X ver más
  • Perforación de dos pozos delimitadores y un pozo exploratorio en una estructura aledaña permitirá capacidad de producción del Pozo Mayaya Centro-X1 ver más
  • ¿Cuáles son los pasos básicos para registrarse en la Gestora como trabajador independiente? ver más
  • Comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol elige a Óscar Villegas como director técnico de la selección nacional mayor y también de las divisiones menores ver más
  • Cada día en Bolivia 16 niños y adolescentes sufren agresiones o abusos sexuales, la mayoría pertenecen al entorno familiar o social de las víctimas ver más
  • Ampliación una semana más la vacación de invierno, estudiantes retornan a las clases el 29 de julio ver más
  • Golpe militar de Luis García Meza, un 17 de julio de 1980 ver más
  • Se han registrado excesos en el consumo de bebidas alcohólicas que derivaron en riñas y peleas 300 arrestados después de la Verbena paceña ver más
  • Thomas Matthew Crooks, el joven de 20 años que quiso asesinar a Donald Trump ver más
  • Cantos racistas de jugadores argentinos provocan que la Federación Francesa reclamará ante la FIFA y no es la primera vez ver más
  • Este miércoles se define ampliar o no de la vacaciones de invierno, previa evaluación, en La Paz, piden ampliación ver más

Claves de la ceremonia en una Brasilia blindada para la asunción de Lula da Silva como presidente por tercera vez

Al menos 53 delegaciones extranjeras de alto nivel, incluyendo 17 jefes de estado y de gobierno, estarán presentes en la ceremonia de asunción, la mayor presencia internacional en la historia

1 de enero Lula da Silva asumirá su tercer mandato presidencial en Brasil en medio de un clima de tensión por los recientes actos de violencia asociados a simpatizantes del presidente saliente, Jair Bolsonaro que incluyeron un fallido atentado en un aeropuerto. 

Desde Brasilia, corazón administrativo brasileño, Lula será oficialmente proclamado presidente junto a su número dos, Geraldo Alckmin, luego de haber derrotado al actual mandatario en el reñido balotaje del 30 de octubre. El multitudinario evento contará con la presencia de 17 jefes de estado y de gobierno, entre ellos el presidente Alberto Fernández, y un fuerte operativo de seguridad, inédito para la historia del gigante sudamericano.

Si bien los organizadores esperan una celebración popular con espectáculos musicales, reinará un clima de incertidumbre en relación a Bolsonaro, que viajó a Estados Unidos y podría ausentarse del traspaso presidencial rompiendo así la histórica tradición política. Mientras tanto, sus enardecidos seguidores continúan protestando e invocando a las fuerzas armadas para evitar el regreso del líder del Partido de los Trabajadores al Palacio del Planalto.

La asunción del flamante presidente de Brasil será el domingo 1 de enero de 2023 por última vez, considerando que el próximo presidente asumirá el 5 de enero de 2027. La cita con la historia está pautada a las 13.45 en el Congreso, misma hora en Argentina. En ese momento, los invitados, entre ellos 17 jefes de estado, dirán presente el Salón Blanco del Senado.

La llegada de la dupla presidencial Lula - Alckmin, en procesión desde la Catedral Metropolitana, está pautada para las 14:30. A las 15, en tanto, comenzará la sesión formal del traspaso presidencial en el que se dará lectura y la firma del período del presidente y vicepresidente electos.

El momento más esperado por los seguidores del Partido de los Trabajadores será cuando el expresidente de 77 años, que dice que dirigirá el país con "la energía de un hombre de 30 y las ganas de uno de 20", suba la rampa de acceso al Palacio de Planalto al igual que en 2003 y 2007 a las 16:20, donde recibirá la banda presidencial.

El evento (denominado "el Festival del Futuro" o coloquialmente "Lulapalooza") posterior espera reunir a unas 300 mil personas enla Explanada de los Ministerios, un lugar usualmente tranquilo que está rodeado por los edificios gubernamentales y el Congreso.

La celebración popular contará con dos enormes escenarios decorados con los colores de la bandera de Brasil, donde actuarán mas de 60 artistas en una treintena de conciertos. Entre los artistas figuran estrellas pop como la drag queen Pabllo Vittar, leyendas de la samba como Martinho da Vila y la cantante originaria Kaê Guajajara.

Al menos 53 delegaciones extranjeras de alto nivel, incluyendo 17 jefes de estado y de gobierno, estarán presentes en la ceremonia de asunción, la mayor presencia internacional en la historia, según indicaron los organizadores. Entre ellos estarán los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; Chile, Gabriel Boric; Colombia, Gustavo Petro; Paraguay, Mario Abdo Benítez; y Uruguay, Luis Lacalle Pou, además del rey de España, Felipe VI.

Presidente estadounidense, Joe Biden, que en 2015 asistió como vicepresidente a la asunción de Dilma Rousseff, enviará a su secretaria de Interior, Deb Haaland, una mujer originaria y ferviente crítica de Bolsonaro.

En la rampa del Planalto Lula recibirá la banda presidencial, una cinta de seda verde y amarilla bordada en oro y diamantes. En general el nuevo jefe de estado la recibe de manos de su predecesor. Sin embargo, el presidente saliente Jair Bolsonaro no confirmó su presencia en la ceremonia y se encuentra de viaje en Estados Unidos, según medios locales. 

De esta manera, al no hacer el traspaso personalmente el actual mandatario rompería con la tradición de la democracia brasileña que data de 1985, al igual que hicieron Donald Trump y Cristina Kirchner. Tampoco se la entregará el vicepresidente saliente, Hamilton Mourao, por lo que podría hacerlo el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, algo que todavía no está confirmado.

Otra de las incógnitas es si Lula desfilará o no ante el público en un auto de época descapotable, otra de las tantas tradiciones políticas de Brasil, o si lo hará en uno cerrado y blindado, por cuestiones de seguridad y por el mal clima que se espera para el domingo. La decisión se tomará "en el momento adecuado", manifestó Flávio Dino, el futuro ministro de Seguridad.

Este domingo Brasilia permanecerá blindada con un fuerte operativo policial, inédito en la historia de las transiciones de gobierno. Según las autoridades locales incluirá a 8 mil efectivos policiales sólo de Brasilia. A éstos se sumarán mas de mil agentes de "inteligencia y seguridad", "el mayor contingente hasta ahora en una investidura", según informó la Policía Federal. Además, la Justicia suspendió en ese distrito la portación de armas para los civiles como medida de seguridad extra.

La decisión se tomó luego de los recientes disturbios en Brasilia y el intento de ataque con explosivo en el aeropuerto de Brasilia por seguidores del presidente Bolsonaro. El sospechoso, junto con otros simpatizantes del líder del Partido Liberal, planeaba colocar explosivos en lugares estratégicos con el objetivo de "causar caos" y evitar así el recambio presidencial al incitar a una intervención armada, según declaró a la policía.

Bolsonaro, por su parte, en su último discurso del viernes 30 de diciembre se desligó del tema y condenó "los actos terroristas", además de culpar a la prensa por asociar los hechos de violencia a sus seguidores políticos. A esto se sumó el registro de vehículos incendiados en las rutas por parte de simpatizantes bolsonaristas y enfrentamientos con la policía de principios de diciembre.

Tras su derrota en octubre, el mandatario autorizó el inicio de la transición gubernamental pero no reconoció públicamente el estrecho triunfo de Lula por 50,9 a 49,1 por ciento de los votos. Tampoco felicitó a su adversario por el triunfo, rompiendo otra de las tradiciones. En cambio, optó por guardar silencio en la residencia oficial de la Alvorada.

En sintonía, miles de manifestantes paralizaron el país con cortes de rutas exigiendo la intervención de las fuerzas armadas, alegando presunto fraude en los comicios de octubre, un tema con el que insistió sin pruebas el propio Bolsonaro durante toda la campaña.


Te sugerimos

El Pentágono implanta Chips de memoria en cerebros de 24 voluntarios soldados estadounidenses